CABARET

DE AVENTURA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS DEL CABARET

“La danza puede ser muy entretenida, pero nunca tiene que ser superficial”.
Lea lo que encontré en 20 años en Cuba, debajo de la superficie. Y como me siento cuando bailo.

Eija Nummela

La autora es profesora de danza cubana en la escuela de salsa Fabrika.

Había charcos de sudor en el suelo.

No estoy exagerando.

Deslizándome en mi propio sudor, me preguntaba por qué una persona en su sano juicio se arrastraría en verano hasta el calor sofocante de la Cuba tropical para bailar durante horas todos los días. Solo para terminar gravemente humillado.

“Pareces un robot”, se rió mi profesora de baile Olivia y trató de mostrar los movimientos una vez más mientras un grupo de personas curiosas nos miraban desde el otro lado del salón. Los limpiadores y conserjes de la escuela nacional de arte mataban el tiempo siguiendo mis lecciones particulares. Ellos no se rieron. Solo me miraron fijamente como una extraña aparición.

Yo tampoco me estaba riendo. Me sentía rígida como un palo.

Todo en Olivia era flexible y elegante. Fue bailarina de cabaret y modelo. Delante de ella no había charco de sudor en el suelo.

Podría haber odiado a Olivia si no hubiera bailado tan bonito. Largos brazos dibujaron suaves arcos en el aire. Era hipnótico de ver.

Había terminado a estudiar el estilo cabaret por accidente, porque mi propia profesora se había enfermado y había enviado a su hermana Olivia como sustituta.

Han pasado 20 años desde aquel verano.

Afortunadamente no me rendí, porque muy pronto mi relación con la danza dio un vuelco. Me empoderé, como dirían hoy. Encontré algo en Cuba y el baile de cabaret que cambió mi vida.

Volveremos a eso en un momento.

Olivia y yo en La Habana en la Escuela Nacional de Arte de Cuba en 2003.

¿Qué es Cabaret Cubano?

Cada país donde el entretenimiento de cabaret tiene una tradición un poco más significativa tiene su propia forma de hacer cabaret. Todo el mundo conoce al menos el más mítico, el Moulin Rouge de París.

En Cuba cabaret tiene una sólida posición.

El cabaret más famoso del país es Cabaret Tropicana en La Habana. Se encuentra al aire libre, en un exuberante jardín tropical, bajo un cielo estrellado, lo que ya lo hace único.

La historia de Tropicana es fascinante. En la década presocialista de 1950, cuando La Habana desafiaba a Las Vegas como la meca del juego y el entretenimiento, el Tropicana era un santuario decadente para los círculos de la alta sociedad estadounidense y cubana.

En medio del juego, la corrupción y la depravación, Tropicana también produjo espectáculos artísticamente de muy alto nivel. Las superestrellas del entretenimiento estadounidense se veían regularmente en el escenario, y las estrellas de cine de Hollywood pasaban cada rato por Tropicana.

La revolución expulsó a los americanos y acabó con el juego. Sin embargo, el esplendor y la extravagancia siguen vivos en el cabaret cubano.

En enero de 2017, Tropicana se presentó un día de manera excepcional en el Teatro Mella de La Habana. Las entradas cuestan alrededor de un euro. Fue una oportunidad muy rara para los cubanos de ver el espectáculo más famoso de Cuba, porque por lo general sólo los turistas pueden pagar entradas que cuestan alrededor de cien euros. El teatro estaba lleno hasta los topes.

Feroz, sensual y deslumbrante

Cuando visité Cabaret Tropicana por primera vez en 2006, después de muchos años de viajar a Cuba, me quedé sorprendido.

Aunque no quedaba ni una huella de la alta sociedad (el público estaba compuesto solo por turistas), el espectáculo en sí dejó boquiabiertos.

No sabía hacia donde mirar. En todas partes, en el escenario, en las enormes estructuras del escenario y entre las mesas de la audiencia, pululaban bailarines con sus deslumbrantes trajes, sus cuerpos doblados en ángulos cuidadosamente considerados como esculturas. Había tantos colores y destellos que las pupilas picaban.

El espectáculo también fue 100% cubano. Por supuesto. Una impresionante cabalgata de ritmos y bailes cubanos, transformada en un espectáculo espectacular, subió al escenario: mambo, cha cha chá, son, rumba, boleros, danzas afrocubanas…

Pocos países pueden nutrirse de una tradición musical y danzaria como Cuba.

Desde entonces, he visto el espectáculo Tropicana casi diez veces, así como otros innumerables espectáculos de cabaret.

Creo que los ritmos cubanos intensos y sensuales son perfectos para el cabaret. Y esa Cuba súper sensual y sin pulir es como creada para el cabaret. (Aunque el contraste entre la realidad del país y la opulencia derrochadora del cabaret es confuso.)

Las estilizaciones de la danza de cabaret también se filtran mucho más allá de los clubes nocturnos, los teatros de baile y los musicales. Solo tienes que ir a una clase de salsa para mujeres, y es muy probable que encuentras influencias de cabaret.


Esta bailarina posó conmigo “medio vestido”, porque encima del cuerno se coloca al menos medio metro de tocado.

En la escuela de baile Teatro América

Pasé una gran parte de los principios de la década de 2000 en Cuba.

Cuba tiene una gran cantidad de músicos y bailarines altamente calificados, y el espectáculo no se considera inferior a otras formas de baile. La formación en el campo se da en muchos niveles.

En 2003 ingresé a la escuela de danza del Teatro América de La Habana. Yo era la única extranjera en el curso donde la mayoría de los cubanos estudiaban para sacar sus “papeles de bailarín”. Con el certificado, era posible bailar en un espectáculo de cabaret en uno de los innumerables hoteles o clubes nocturnos de Cuba.

Mi propio objetivo también estaba claro: aprender a moverme como los bailarines de cabaret cubanos.

Las clases fueron divertidas. En una clase de ballet, un joven me mordió en el dedo del pie cuando estábamos doblando la parte superior del cuerpo con una pierna extendida en el tubo. Todos rieron.

En la clase de coreografía, la maestra regañó a los cubanos por su falta de disciplina y sentido del ritmo y me puso a bailar a contratiempo como ejemplo.

“¡Miren, una extranjera!”, gritó.

Los cubanos con sentido de autoestima se molestarán rápidamente si insinúas que un extranjero lleva el ritmo mejor que ellos, nacidos con el ritmo en la sangre.

Pero en cuanto el estilo, todavía me encontraba en una situación desesperada. Aunque no había espejos en el salón de baile, sabía que me movía diferente a mis compañeros de clase.

Se necesitaban medios más fuertes.

La profesora del curso, Maglén Martínez, fue una ex bailarina estrella de Tropicana. Se convirtió en mi gurú de cabaret durante más de 15 años.

Maglén y yo desarrollamos un método utilizando notas post-it, que nos permitió diseñar incluso formaciones complejas para varios bailarines. En la foto, Maglén en La Habana en 2009.

Nuestro salón de baile más maravilloso en La Habana fue una pérgola tropical. En la foto estoy con Maglén en Navidad 2018. Dado que la Navidad casi no se celebra en Cuba, siempre estaba en clases de baile, incluso en los dias de Navidad. Pasé 19 navidades consecutivas en Cuba.

Maglén y la magia del baile

Los años con Maglén provocaron algunas revoluciones en mi pensamiento. El primero de ellos fue el tema de la edad. Me di cuenta de que un bailarín no tiene que ser joven para deslumbrar, aunque a menudo se lo imagina así. La magia de la danza es otra cosa.

Podría quedarme por horas mirando a Maglén bailando. Su cuerpo está “lleno de intenciones”, como bien lo describió alguien.

Y mucho la he mirado. En un conteo rápido, trabajé con ella durante al menos mil o dos mil horas.

Fue fantástico.

Durante muchos años solíamos comenzar nuestras sesiones practicando durante una hora solo movimientos de manos. La forma en que los dedos, la muñeca, el antebrazo y la parte superior del brazo extremadamente suavizados se mueven como plantas meciéndose en las olas del mar. Me hizo sentir muy concentrada y relajada.

“Más suave”, repitió pacientemente Maglén.

En el transcurso de 15 años, nuestra cooperación se volvió perfecta. Al final era difícil decir cuál de nosotras tuvo más influencia en lo que resultaron ser nuestras coreografías.

Aunque aprendí mucho de Maglén, sola no podría hacer ni la mitad de lo que hicimos juntos. Los gurús son gurús por una razón.

Tras de la danza cubana hay una cultura rica y una tradición larga. Cada movimiento viene de más allá y todos los gestos están cargados de significado. Cuanto más he entendido al respecto, más me ha dado la danza.

La interpretación profunda de la música fue una cosa natural para Maglén. Además de sutiles elecciones estilísticas, que aprendí a apreciar solo después de trabajar con ella durante años.

Con Maglén aprendí que incluso una buena sequencia de baile para una clase de baile no es solo una selección de pasos y movimientos adecuados seguidos. Siempre puedes contar una historia en el lenguaje de la danza, jugar con referentes culturales y conversar con cada compás e instrumento de la música.

Aprendí que bailar puede ser muy entretenido, pero nunca tiene que ser superficial.

En nueve veranos, también invité a Maglén a Finlandia. En la foto, Maglén enseña caminata femenina en el festival Carnaval Cubano en Tampere en julio de 2015.

En 2003 fundé el grupo Havana Club. A lo largo de los años, le he traído al grupo un vestuario considerable de Cuba. En la foto, estamos esperando el inicio del espectáculo Havana Nights en Tuulensuu Palatsi en Tampere en 2019.

Empoderamiento

Entonces, ¿qué encontré en Cuba y el baile, después de superar los agarrotamientos iniciales?

La mayor pasión de mi vida, por supuesto, pero también mucho más.

La danza, y la danza de cabaret en particular, me ha dado elementos básicos para la autoestima que probablemente me habría costado mucho encontrar en otros lugares.

Cuando bailo, me siento hermosa y maravillosa.

Por un momento, me alejo de la cultura en la que estamos encadenados por muchos tipos de inhibiciones. En el baile de cabaret, siento que estoy entrando en un mundo mágico, donde tengo permiso para luchar por la belleza, brillar e incluso volverme un poco loca. La vida no es tan seria y no necesito tomarme tan en serio.

Cuando bailo, también me siento valiente y confiada.

El cabaret me ha enseñado a ocupar un espacio, sin pedir permiso. Cuando se camina en el cabaret la frente dirige el movimiento. Eso solo te hace sentir invencible.

Mi alumna dijo una vez que el baile de cabaret es “un poco descarado”. Fue bien dicho.


En el Havana Nights Show en el Tuulensuun Palatsi en 2019.

¿Qué quiero hacer cuando tenga 70 años?

Cuando entrené por última vez con Maglén en Cuba, justo antes de la pandemia, ella ya había cumplido 70 años.

Sin embargo, la edad no se veía por ninguna parte. Los moños de Maglén -las inclinaciones típicas del baile de cabaret- seguían siendo más llamativos y profundos que los míos. La alegría brilló en su rostro mientras bailaba su danza divina.

Cuando sea grande quisiera ser como Maglén.

También he pensado como mi propio cuerpo y sus posibilidades se me ocultaron cuando hace 20 años me resbalé en un charco de sudor con Olivia. No es de extrañar que me sintiera rígido.

Aunque he estudiado muchos otros bailes cubanos, el cabaret siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Nunca dejaré de estudiarlo.

Ni dejaré de estudiar los otros bailes cubanos.

Ni enseñarlos.

A menudo veo en las clases que a mis alumnas les sucede algo similar que me pasó a mí. Empoderamiento.

Las veo audazmente buscando una pose, inclinando un poco la cabeza y mirándose en el espejo del salón de baile con confianza, con los ojos brillantes.

Me parece magnífico.

LUE TARINAT

FABRIKAN TARINA
MILJOONAVIDEO
KABAREEN IHMEMAASSA
TIMBA JA SEN TULKINTA
HENKKA JA TANSSIN FLOW
SANNA-MARIN KOVA KOULU
MARJO, SELKÄ JA SALSA